Mi equipo se cayó al agua o se le derramó líquido ¿Qué hago?

¡Noo… mi equipo se mojó! ¡¿Qué hago?!

1 de abril de 2012

Respirar profundamente y relajarse… En la mayoría de lo casos la solución es relativamente simple y de bajo costo.

Pero antes, es muy importante entender algunos conceptos básicos .
Internamente un Mac, iPhone, iPad o cualquier dispositivo electrónico moderno contiene piezas hechas de plástico, vidrio, quarzo y metal, principalmente. Los tres primeros, en contacto con líquidos que contengan agua no sufrirán daño físico o químico aparente (corrosión) , en cambio los componentes hechos de metales (estaño, cobre, plata, oro, etc) tales como la placa o tarjeta lógica, condensadores, resistencias, circuitos integrados en general, y sockets y conectores, sí. Este daño se manifiesta en forma de sulfatación y formación de óxido (ver imagen), que producirá un malfuncionamiento del equipo.
La sulfatación se produce normalmente cuando el cobre o el estaño, reaccionan químicamente con el agua en un proceso acelerado por la presencia de energía eléctrica dentro del dispositivo , y la formación de óxido sucede también en estas mismas condiciones, ya sea por la generación de cortos circuitos o por la exposición prolongada de los circuitos internos a la humedad.

Primero que nada, QUÉ NO HACER.
Por ningún motivo:

 

A pesar de la creencia popular, exponer o dejar secando el dispositivo al Sol. Esto es porque en la mayoría de los casos, cuando un equipo se moja o humedece, internamente la temperatura que absorve del sol no es lo suficientemente alta como para secarlo. Peor aun, la temperatura por debajo del punto de evaporación del agua, actúa como catalizador de la sulfatación propiamente tal , y además, en presencia de agua clorada, puede producir desprendimiento de la pintura interna del borde del vidrio de la pantalla.

Derramar sobre el equipo o sumergirlo en solventes tales como limpia contacto, WD-40, alcohol (etanol), isopropanol (alcohol isopropílico) o cualquier tipo de solvente orgánico fuerte. Estos compuestos, dañarán irreversiblemente la pantalla LCD, batería, adhesivos y otros componentes internos o externos.

Si el equipo no responde, tratar de encenderlo o conectarlo a una fuente de energía como el adaptador de corriente o el cable de sincronización.

No hacer nada y desechar el equipo ¡Los dispositivos electrónicos dados de baja o desechados contaminan nuestro planeta! Recuperarlos y darles el uso de acuerdo a su vida útil es lo correcto.

Entonces, ¿Qué hago?

Seguir este simple procedimiento:

1. Intentar forzar apagar el equipo. En un Mac esto es apretando el botón On/Off durante algunos segundos. En iPhone, iPad, iPod Touch presionar los botones Home (Inicio) y On/Off juntos 6 segundos o hasta que la pantalla se apague. Si vuelve a encender, repetir este paso. En iPod Classic, Nano, Mini o anteriores, presionar el botón Play/Pause hasta que la pantalla se apague y deslizar el switch “Hold”

2. Si el equipo cuenta con batería removible por el usuario, retirarla o desconectarla.

3. Secar el equipo externamente con papel absorvente. Agitar el equipo medianamente puede servir para eliminar el exceso de líquido desde el interior.

4. Secar el equipo con aire desde su exterior. Este es el paso crítico o “clave”.
Se requiere un secador de pelo (de preferencia) o un calefactor con ventilación forzada y paciencia:

· Enceder el secador de pelo a velocidad máxima y temperatura media/alta .

· En un Mac, apuntar el aire hacia el orificio de ventilación dejando una distancia entre este y el secador NO MENOR a 20 a 30 cm durante 15 a 20 minutos . Mientras más alta la temperatura del secador, más lejos del equipo debe estar. Al tocar la superficie del mac esta se debe sentir caliente, pero no quemar. Tambien se puede apuntar el aire hacie el teclado si es que también resultó mojado, pero el secador no debe estar caliente al máximo.

· En un iPhone, iPod o iPad, apuntar el aire a temperatura ambiente o medianamente tibio hacia el conector Dock, Jack de audio, socket del SIM y auricular (si tiene) En estas condiciones, colocar el secador muy cerca de estas zonas es una buena idea y hará el proceso más rápido. Luego, poner la temperatura del aire en alta o caliente y calentar el dispositivo desde la parte trasera (nunca desde la pantalla) El secador debe estar a una distancia de 20 a 30 cms (NUNCA MENOS) y manterlo durante 15 a 20 minutos . Tal como en el caso de los Macs, la superficie del equipo debe sentirse caliente, pero no quemar.

5. Aunque no es recomendable, ya que en los modelos de MacBooks más nuevos, iPhone, iPad y iPod no se puede extraer o desconectar la batería interna de una manera sencilla, si no es posible contar con un secador o calefactor, después de secar con papel absorbente (lo más posible), se puede colocar el equipo en un recipiente o bolsa hermética con al menos 1 kilo de arroz.
¡SÍ, ARROZ! Esto debido a que es altamente higroscópico, lo que significa que absorve la humedad de una forma casi tan eficiente como las bolsas o paquetes de sílica gel, pero es más fácil de encontrar y más barato. En estas condiciones, el equipo debe permanecer al menos 3 a 5 días.

6. ¡Esto todavía no es suficiente! Tráenos tu equipo para verificarlo, y por sobre todo no intentes encenderlo. A pesar de que está descrito en Internet que luego de seguir un procedimiento como este, el equipo puede funcionar, en la mayoría de los casos, si no es verificado por un laboratorio profesional como el nuestro para una limpieza y mantención adecuada, su funcionamiento y vida útil será mucho menor (días, semanas)

¿Necesitas más información? ¡Contáctanos!

Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.